Mitos del ahorro energético

Mitos sobre el ahorro energético

mitos del ahorro energético

nuevas franjas horarias

Quizás estás derrochando energía y ni siquieras lo sabes, de ahí la importancia de no prestar atención a falsa creencias en cuanto al consumo de luz. Aquí te mostraremos la realidad de esas historias para que no despilfarres más.

El mito de dejar siempre encendido

Para empezar, hay quienes dicen que encender y apagar los dispositivos eléctricos consume mucha más energía que mantenerlos siempre encendidos, esto es falso. Lo cierto es, que la tecnología ha evolucionado al punto de que ya los dispositivos, como por ejemplo los ordenadores, no requieren de un gran gasto electricidad para iniciar todos su procesos.

El consumo eléctrico que utiliza un electrodoméstico al encender ahora es mínimo, comparado con el flujo de energía que utiliza cuando está en funcionamiento por mucho tiempo, por este motivo lo correcto, si no quieres pagar de más en tu cuenta eléctrica, es apagar los dispositivos cuando no los estás utilizando.

Lavar los platos a mano es mejor

Otro mito muy difundido es que al lavar los platos a mano consume menos que hacerlo con el lavavajillas, la realidad es que esto no es cierto, al lavar los platos en el lavavajillas se puede ahorrar entre 20 y 30 litros de agua por uso, esto representa casi un 10% menos en comparación con el lavado tradicional.

Es preciso recordar que estos electrodomésticos están diseñados para ser muy eficientes en su funcionamiento, el ahorro de agua y energía es su gran prioridad, aparte de dejar los platos relucientes, la mayoría de estos dispositivos tiene entre su programa el modo “ECO”, que aunque tarda un poco más de tiempo, usa menos electricidad y agua.

Las cocinas eléctricas son las más eficientes

Hablemos ahora de las cocinas, una creencia muy difundida es que las cocinas de gas, gastan más energía que las de vitrocerámica. Esto está totalmente alejado de la realidad, la verdad es que estas consumen hasta cuatro veces más.

En todo caso, si optas por una cocina de vitrocerámica prefiere las de inducción, que aunque son un poco más caras, resultará en un mayor ahorro. Otro aspecto que se debe tener en cuenta pensando en la economía, es que no se trata solo del consumo de energía, sino también del precio que pagas por ella, recuerda que la luz es más cara que el gas, y esto también suma al gasto en final de mes.

Las ventanas no importan

Muchos piensan que la pérdida o entrada de calor por las rendijas de las ventanas que no tiene un buen aislamiento en proporción al tamaño de la casa es insignificante. Eso no es cierto, tanto en invierno como en verano esas pequeñas fugas representan hasta un 25 o 30% pérdidas por climatización, esto es sin dudas, es un gran gasto.

Por lo tanto, es una tarea prioritaria corregir este problema, ya que por este motivo el aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno trabajan de más

No apagues nunca la calefacción

Y hablando de calefacción, muchos piensan que mantener la calefacción encendida las 24 horas a una temperatura constante consume mucho menos que apagarla al salir de casa y encenderla al llegar.

La realidad es que al encender la calefacción al llegar a casa, consumirá más electricidad mientras calienta la estancia o llega a la temperatura adecuada, pero en estos casos siempre el consumo será menor a tenerla encendida las 24 horas del día.

En conclusión, lo energéticamente razonable y adecuado, es apagar la calefacción si se va estar fuera de casa y encenderla al llegar, recuerda mantener la temperatura de tu hogar enter unos 20° y 22° este el punto de confort, recuerda que por cada grado de más, el consumo puede aumentar entre un 6 u 8%.

Usar los ciclos cortos son mejor

Al lavar la ropa los ciclos cortos ayudan a en el ahorro de luz. La verdad es que esta apreciación no es del todo cierta, es importante señalar que estos ciclos de programación están pensados para ahorrar tiempo y no electricidad.

Lo energéticamente correcto es en la medida de lo posible, utilizar programas de lavado con agua fría, y aprovechar el calor del verano para secar la ropa y usar programas de centrifugado cortos en estos casos.

En standby no se consume

Los equipos en reposo o en standby no consumen electricidad. Pareciera tener lógica pero lamentablemente no es así, el standby consume mucho más energía de lo que se piensa, tanto que hay estudios que indican que los dispositivos en reposo pueden llegar a representar hasta el 10% del consumo total de una vivienda, muchas personas quedan sorprendidas ante estos datos.

Ante esta realidad crear nuevos hábitos de conducta es necesario, por esto lo indicado desconectar de la fuente de electricidad lo que no se esté utilizando. Esto se puede realizar de manera sencilla por medio regletas que facilitan esta tarea.

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

O déjanos tu teléfono y te llamamos